Poesías y escritos

VII

He notado la sublime sensación
de algo mucho más hondamente entrelazado
cuya morada, es la luz de los ponientes
y el océano redondo,
el aire vivo,
el cielo azul,
y.....
en la mente de algunos como tú,
un movimiento
que impulsa la vida.

Todo el pensamiento que lo recorre
alberga en sí una felicidad primitiva.

Por eso,
sigo siendo amante de los prados
y los bosques,
y desde esta tierra verde que gozo contigo...
... amo el poderoso universo que contemplo
en tu mirada
y tu oído.

Poesías y escritos

Escucho tu voz,
entre los espacios de la Conciencia abierta.

... Y claro...

al mismo tiempo que oigo
tus recorridos y tus silencios,
camino por los límites
de un territorio divino.

Cada paso...
deja un huella luminosa e imborrable.
Se expande a los confines del mundo,
y vuelve con el aire,
para alimentarnos las células y los vacíos.

 

En esta danza de presencias
y pureza,
siento respirar contigo el mismo universo.

Una dimensión de permanencia
en algún centro común,
... quizás...
en el centro de un mismo corazón.

Hay un espacio de Unidad
en el que, para nosotros,
toda conspiración
es posible.

 

y...

... mientras me dejo envolver
por este amanecer luminoso...
me pregunto quién soy yo…

... y quien eres tú.

Poesías y escritos

IX

En el Monasterio Tibetano de Austria

Desde el silencio de la noche
solo puedo dar testimonio de la inmensidad que me rodea.

Más que preguntarme las razones de la vida,
me quedo absorta contemplando el movimiento
y el esplendor de este vacío.

En cada gesto, cada palabra;
en todas las miradas y los labios,
la misma sensación de plenitud y eseidad.

Rendirse al devenir... y vivir en alegría.

Como si el vacío estuviera hecho de algodones
y cada encuentro desprendiera el aroma
de los crepúsculos y las despedidas.

Todo como una misión y una entrega eternas.
A veces, como hoy, la humanidad me penetra
hasta llorar de fragilidad e inocencia.

Me pregunto si el amor está presente
en los ropajes y los alimentos que recibimos,
y de estarlo, por qué tanto dolor y oscuridad.

Siento que es momento de cerrar los ojos
y dejar que mi corazón nombre el atardecer.
Contemplo en la grandiosidad de la existencia,
un silencio que se derrite, como el hielo transparente,
en el sufrimiento de quienes esperan también de mi,
una palabra que no me pertenece.

Poesías y escritos

XI

He caminado largamente
entre las palabras del mundo,
cegada por los destellos de la inteligencia
y en brazos de la gran sabiduría...

... no he encontrado nada...

También me he llenado de emergencias y estrellas,
asombros, olores, músicas y miradas.

He vuelto cubierta de miradas
e incertidumbre...

Ahora, canto mientras cruzo el abismo
para vibrar con lo intocable.

Canto mientras acaricio tu mala de calaveras;
mientras tu cuello cubierto de cráneos blancos,
dóndola con la danza de Shiva

Canto para lanzar mi grito
al inicio de los inicios...
... y provocar un eco...
... una intención mortal.

Y mientras te sostengo la mirada,
me pregunto
qué hay detrás de todo lo que nos ha traido hasta aquí
y a quién pertenece este momento...

... y si realmente existimos.

Poesías y escritos

XIII

Oh! la eternidad y sus sabores...
Oh! lo inalcanzable y sus esencias...

No conozco a Dios
y no puedo inclinarme ante lo que se dirige hacia ninguna parte.
Tampoco puedo ver la totalidad
en la mirada que se pierde en el más allá.

Oh! tu profunda presencia...
Oh! el instante infinito en el que te percibo
diferente de mí...

En mis templos,
lo divino no tiene nombre ni forma
y tampoco se le acopla ningún sonido.

No comprendo ni capto lo inefable...

En mi casa,
Shiva está sentado...
meditando
y, por ahora,
no renuncia a nada.

Mi conciencia es un lugar de culto;
un espacio sagrado que se levanta
sobre frágiles cimientos.

Junto al olor a rosas e incienso,
habitan, cómodamente,
el miedo
y todas las gamas de gris que se conocen.

 

Cuando entro, me inclino ante ellos
e intento invitarles a marchar,
mientras lavo los suelos
y coloco los altares.

(sigue...)

Poesías y escritos

… XIII

...
Oh! el gran miedo fundamental...
Oh! el gris que me paraliza
y destruye lo que construyo
con tanto esfuerzo...

Al amanecer,
voy a purificarme con el agua sagrada.
Medito y, al unísono,
sus voces me acechan
y... oh! también me protegen.

Con el agua que baña mi cuerpo,
recibo una música que repito una y otra vez,
mientras paseo por todos los rincones.

Respiro el aire fresco en los templos
que se levantan en mi mente y
me doy al reposo y la quietud.
Al amanecer asisto al despertar de Shakti
y todo resplandece
...vuelven a renacer los cantos
... entran los pájaros
y... todo el universo forma las paredes
y brilla en mis tesoros.

Exhausta de recorrer las estancias
bailando sin parar,
caigo desplomada
y mi cuerpo se abre
dispuesto a recibir el prana divino.

Oh! lo sublime...
Oh! el alimento de la sabiduría y la belleza...

Danzo sin parar
y de mis fuentes emanan las luces y los sonidos,
todo el lugar sagrado es amplio y grande,
los espacios se multiplican
abiertos y libres.

Es entonces,
en ese momento esencial
en el que mi corazón por fin se rinde,
cuando percibo con claridad,
que la soledad y el vacío siguen ahí sentados a mis pies.
Si alguna vez se marcharon,
han vuelto con la intención de quedarse
eternamente.

Me rodean al amanecer
y me aman intensamente en cada crepúsculo.

Mi conciencia es un lugar de culto.
Un espacio sagrado que se levanta sobre
frágiles cimientos.

Un templo en continua restauración y limpieza.

Poesías y escritos

IV

Cuando vuelvas a mirar mi alma,
la próxima vez,
encontrarás el mismo aroma de eternidad
y la misma voz que te ha llamado siempre...
... desde el infinito.

Reconocerás en el sabor de mi boca
las antiguas heridas y,
quizás quieras, simplemente,
lavarlas con tu cuerpo y tu silencio.

Si ahora el mundo te penetrara hasta tal punto
que dejaras de oír el eco de mi voz...
no pienses que me he desvanecido.

Sólo tendrás que abrir de nuevo tus ojos
y...
... querer caminar hacia la luz.

Poesías y escritos

Todas las visiones de futuro,
todas las batallas del corazón,
y más aún...
la mirada encendida
de quien pone rumbo a un paraíso...
y emprende un viaje...
...de amor...
tienen un mismo sonido,
y su música se expande
en el infinito espacio de luz
para formar parte
de la eternidad.

Poesías y escritos

En los silencios

Detrás de los silencios
hay una pureza infinita.
Su estela va trazando un camino,
a veces perdido e invisible.

Detrás de los silencios,
nace el espíritu inmortal del amor,
la verdad oculta de cuanto somos
... y el vacío inefable.

 

Detrás de los silencios,
permanece inquietante,
el misterio de la muerte
... y su amor incondicional.

Detrás de los silencios,
los silencios de todas las cosas,
también está la vida...
... la vida que despliega
sus alas doradas
dejando en mis manos
un destino sagrado.